Por qué existe la mañana y la noche Para recordarme cómo abrazarte Para recordarme cómo dejarte ir