Parece que fue ayer cuando jugábamos a las casitas en el patio trasero, y ahora podréis hacerlo en la vida real. No puedo estar más feliz por vosotros. ¡Felicidades!