Olvida el portátil, olvida el Kindle y olvida el iPad, tus palabras han sido la mejor herramienta de aprendizaje que hemos podido tener.