Nuestro consejo matrimonial: Amaos, honraos y... fregad el váter. (O rellena cualquier otro consejo divertido que tengas).