No siempre puedes controlar lo que pasa fuera, pero siempre puedes controlar lo que pasa dentro.