No existen las despedidas cuando se trata de profesores porque sus enseñanzas permanecen para siempre en la mente y el corazón de sus alumnos.