Nadie puede decir realmente adiós a un profesor, ya que permanece para siempre en los pequeños hogares llamados corazones de sus estudiantes.