La primera Copa del Mundo que recuerdo fue la de mi padre, que era jugador de fútbol, y cuando Brasil perdió contra Uruguay vi a mi padre llorar.