He aprendido de ti, querido profesor, que el conocimiento no necesita lluvia y sol como la planta, sino amor, interés, esperanza, tolerancia, atención y diversión.