Eres mi hermana, así que tengo todo el derecho a molestarte toda la vida. Esto es sólo para recordarte que nunca dejaré de molestarte de la nada. Buenos días, idiota.