El respeto se siembra por la mañana y se cosecha por la tarde Cuando vayas por la mañana, hermana, el respeto que has sembrado llamará a tu puerta.