Cuando te jubiles, tómate un momento para pasear por tus queridos pasillos de la escuela, oirás en cada rincón el triste susurro de "te echaremos de menos".