Convertirse en un formador requiere una formación adecuada, por lo que entendemos que los profesores, después de pasar por diferentes fases de rigurosa disciplina, han resultado ser unos maravillosos maestros en el proceso de impartir conocimientos y habilidades a todos los que se acercan a aprender.