Aunque has cumplido con todos tus deberes en la oficina, nunca has dejado de cumplir con tus responsabilidades familiares. Eres un padre verdaderamente impresionante. Feliz jubilación, querido padre.