Apuesto a que ni siquiera puedes caminar recto después de esa noche que nos tomamos esas cervezas que hemos bebido