Algunos de mis recuerdos más dulces son cuando nos deleitamos con la luz de la mañana que brilla cálida en nuestra piel